Fotógrafo de 15 Años, Argentina. Fotos para Quinceañeras – Fotos Quince años y Bodas » Hola, soy Vero Martorell: Mamá x4, Mujer, Fotógrafa, y unos de mis roles más importantes es conectar a las personas con lo que aman hacer.

¿Cómo encontrar mi vocación?

Esta pregunta en algún momento de la vida llega, y luego vuelve aparecer.

¿Cómo encontrar mi vocación?

Si estás aquí en este post sin duda estás en tu búsqueda, no hablo solamente de decidir a qué profesión dedicarte, sino también a responder a preguntas como: ¿Qué te gusta hacer? ¿Qué disfrutas? ¿En qué fluyes?

Tal vez recién saliste de tu Secundario o estudios medios, o tal vez no. Puede ser que por un tiempo elegiste ver crecer a tus hijos, hoy ellos ya son más independientes y quieres desarrollarte en una profesión que te llene y te sientas pleno y en sintonía contigo.

O capaz te pasó como a mí, elegiste una carrera porque era tu mejor opción en ese momento y luego descubriste que una elección a tus 18 años no es necesariamente válida toda la vida.

 

¿De qué va este post?

Me encanta conectar a las personas con lo que aman, y además acercarlos a recursos que me parecen super sencillos y potentes, la intención es aportar y contribuir con un granito de arena en tu búsqueda.

El concepto de Ikigai me llegó hace un tiempo atrás, de la mano de una compañera de formación que lo compartió para que todos creciéramos usándolo. Realmente me parece hermoso.

Su origen es Japonés, y significa «la razón de ser» o «Vivir de la realización» y si te cuento que sé mucho más del tema te miento. Lo que te puedo contar es lo hermoso que fue realizar este sencillo ejercicio.

¿Por qué lo comparto?

Porque creo que el aprendizaje no es de nadie, que la finalidad es compartir para que se logre esa hermosa cadena de crecer – crecer.

¿Cómo lo realicé?

Fue muy sencillo:

  1. Me permití el tiempo. No estaba ni en un lugar especial, ni me aislé para hacerlo. Solamente lo hice posible desde la intención, me senté en mi lugar de trabajo y cree el espacio de tiempo para hacerlo. El hecho es permitirse una pausa para la reflexión.
  2. Lo realicé sin juicio hacia mí, lo hice jugando.
  3. Fui descubriendo, agradeciendo los aprendizajes de las intersecciones y esos momentos de AJA! Y me sorprendí pensando: «¿Y esto donde estaba en todo este tiempo, que no me di ni cuenta?»

Algo que está bueno visualizar, es que esta búsqueda no es solo para uno mismo, sino en el fondo se trata de cómo impactamos positivamente en nuestro entorno y en la sociedad, brindando lo que disfrutamos hacer. ¿Cómo es esto? Lo veras claro haciéndote esta pregunta ¿Tu entorno vivirá las mismas experiencias con tu versión haciendo lo que disfrutes, que con tu versión haciendo algo que no te guste?

Si estás en un momento que sientes que no te llena tu trabajo o tu día a día, ¿esto tiene que ser igual a futuro? ¿Por qué no comenzar a descubrir hoy eso que me llena de entusiasmo? Creo realmente de corazón que todos merecemos la oportunidad de conocer cómo vivir de lo que disfrutamos hacer.

Vamos a ver de qué se trata Ikigai:

Tenemos 4 áreas a completar:

  • Lo que amo: Acá no dejes nada sin poner, eres bueno pintando, cocinando, en la música, cantando, escribiendo, motivando, enseñando, etc. Imagina que entras a una fiesta donde te reencuentras con personas que hace tiempo que no ves, pueden ser excompañeros de curso. Estás en una sala y ves que hay distintos grupos hablando de diferentes temas, ¿a cuál grupo te unes? ¿de qué hablan?.

    ¿Qué es eso que te llena cada vez que piensas?

    Capaz estás perdido o lo tienes muy claro. Pero si estás perdido, no pasa nada, conecta con lo que disfrutas… esa actividad que se te paso el tiempo haciéndola y no te diste cuenta. O eso que te llenó de energía y entusiasmo al realizarla.

  • En qué soy bueno: Capaz eres bueno vendiendo, o eres bueno en atención al público, o te es fácil conectar con las personas, soy bueno redactando, o en redes sociales, o motivando a otros, o arreglado bicicletas, lavarropas, con las plantas, cultivando, lo que sea…
  • Lo que alguien puede pagar de lo que tú hagas: Acá es cuando debemos inhibir la vocecita boicoteadora que dice «NO» cuando comenzamos anotar ideas. Siguiendo los ejemplos anteriores puedo decir que conozco a:
    • Personas que pintan piezas a mano y venden por internet. (Une el amor por la pintura y que es bueno vendiendo)
    • Personas que enseñan a arreglar lavarropas y venden miles de cursos online. (Une que ama enseñar y que es bueno arreglando lavarropas).
    • Conozco a personas que tienen su emprendimiento gastronómico y a Cheffs que cobran varios dólares un plato.
    • Conozco a artesanos que venden piezas únicas y las rematan online.
    • Conozco a personas que comenzaron reparando un móvil y hoy tienen empresas con varios empleados.
    • Conozco a personas que se dedican a escribir en modo freelance para otros, para sus proyectos online.
    • Conozco de primera persona cómo es vivir de la fotografía.
  • Qué necesita el mundo de ti: Cuando llegué a esta parte, me conecté con la palabra legado. ¿Qué te gustaría aportar? ¿En qúe Impactar? En mi caso me gusta conectar a las personas con lo que aman, y que pueden vivir de ello. ¡Y así nació este post!
    Cómo encontrar mi vocación ikigai propósito razón del ser

    Cuando leí el significado de las intersecciones por primera vez dije: ¨pues no me resuena tanto lo que explican¨  todo se volvió más claro cuando complete cada una de las áreas y me encontré leyendo mí significado en estas uniones.

Y así, de las intersecciones surgen:

 

Pasión: Cuando uno lo que amo con lo que soy bueno,  sin esta energía todo se torna rutinario y aburrido, ¡por eso es importante encontrar tu combustible! Pero un combustible que no produce ganancias es un hobbie caro.

Profesión: Uno lo que soy bueno con lo que me pueden pagar: Puede ser que me capacité, lo sé hacer, hoy está en mi zona de confort, pero me da sensación de vacío.

Vocación: Cuando se une lo que hace falta y lo que me pueden pagar. En Ikigai lo describen como emocionante y satisfactorio, pero incierto.

Misión: Se une lo que amo con lo que hace falta. Está detallado como…»Delicia total pero no riqueza».

 

Los invito a ver el «ser» como algo integral, Ikigai es el centro, la intersección de todo. Esta para mí es la gran búsqueda. Seguiré aprendiendo de mi Ikigai, y el camino para hacerlo es el aprendizaje continuo. ¿Por qué ver la realización profesional alejado de la realización personal?¿Y si lo comenzamos a ver como lo mismo?

Muchas veces me dije: «qué lindo hubiese sido conocer antes este recurso», pero luego me contesto: «¡Todo es por algo, era este el momento justo!» Mis hijas agradecidas de que no fuera antes, ya que de haberlo conocido, alguna se llamaría sin lugar a dudas Ikigai.

Mil gracias por estar acá, espero que hayas encontrado lo que viniste a buscar.

Un fuerte abrazo y me encantaría leer en los comentarios qué te ha parecido.

  • Rosana - Es difícil encontrar seguridad de encaminarse cuando hay muchos factores de la vida que por ahí te obligan a desviarte del camino..llendo a lo seguro y dejas atrás lo que verdaderamente te gusta..que lindo artículo me sirve mucho gracias14 agosto, 2020 – 23:12

  • Vanina García - Hermoso el concepto Vero y muy útil! Gracias por compartirlo! Y si, sin dudas Ikigai también suena precioso como nombre 19 agosto, 2020 – 15:42

  • Vero Martorell - Es hermoso Vani, me alegra tanto que tus palabras. Es un redescubrir, hermoso realizarlo, y tenerlo a la vista. Un inmenso abrazo, bendiciones!28 agosto, 2020 – 12:19

  • Vero Martorell - Gracias Rosana, mil gracias por escribir, es sin dudas es muy real lo que cuentas. ¡Me encanta leer que te ha servido! De a poquito podemos ir proyectándonos hacia ese lugar… sin importar la edad Bendiciones y lo mejor para tí!28 agosto, 2020 – 12:29

Su correo electrónico nunca será revelado o compartido. Campos obligatorios *

*

*